Banxico baja su tasa de interés; los bancos no // Piden una vacuna al alcance de los pueblos pobres // Los autoempleados

▲ Una mujer recibe informes del estado de salud de un familiar internado en el Hospital General Dr. Manuel Gea González.

Con el telón de fondo de más de 36 millones de personas sin empleo en Estados Unidos y 600 mil borradas del registro del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Banco de México decidió ayer bajar la tasa de interés de referencia 50 puntos base, de 6 por ciento a 5.5 por ciento, en una votación unánime de los miembros de la Junta de Gobierno. Se trata de abaratar el costo de los préstamos a las empresas y las familias. Sin embargo, a nivel global México sigue siendo el segundo país con la tasa de interés real (ajustada por inflación) más alta con 3.85 por ciento, después de Ucrania con 5.9 por ciento. Le sigue Egipto, con 3.35 por ciento. En comparación, Japón, Suiza, Dinamarca y la zona euro tienen tasas nominales negativas, escribió en Twitter Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero del banco Base. Por otro lado, las tasas de interés que la banca comercial cobra a sus clientes en tarjetas de crédito no reflejan lo que ha bajado en los meses recientes la tasa de Banxico. La Asociación de Bancos de México informó que 2.7 millones de empresas y personas se acogieron al plan de diferimiento a cuatro meses de sus deudas. Cuando llegue el momento de pagar sentirán el peso de los altos intereses.

Pérdidas enormes de las aseguradoras

La pandemia le costará a la industria de seguros más de 200 mil millones de dólares a nivel global, según pronósticos de Lloyd’s de Londres. Esta es una pérdida de una magnitud que ninguno de nosotros hemos visto en nuestra vida, dijo John Neal, director ejecutivo de Lloyd’s. La estimación es la primera en tener en cuenta el impacto económico general de Covid-19 en el seguro general, también conocido como seguro de propiedad y accidentes. La cifra de reclamos por sí sola haría de 2020 uno de los años más caros para la industria, a la par de 2005 y 2017, cuando las aseguradoras enfrentaron enormes pagos después de las tormentas en Estados Unidos y el Caribe. Los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre también generaron un gran volumen de reclamos. La diferencia esta vez es el alcance global de la crisis. No creo que nadie haya imaginado un escenario en el que cada cliente sufriera la misma pérdida al mismo tiempo en todo el mundo, dijo Neal. La industria tiene suficiente reserva para pagar los reclamos. Una pérdida de la magnitud de 200 mil millones de dólares tendrá un impacto inevitable en el precio de las primas, dijo. Hay que asumir que con el tiempo subirán.

Publicidad

Una vacuna popular

Cualquier vacuna contra Covid-19 debe estar libre de patentes, producirse a gran escala y ponerse a disposición de las personas en todo el mundo sin costo alguno. Este es el planteamiento de una carta dirigida a la opinión pública internacional por tres líderes políticos africanos y más de 140 figuras públicas. En contrapartida, laboratorios Sanofi han informado que la vacuna que tienen en desarrollo será exclusivamente para Estados Unidos, porque esta financiándola. Cyril Ramaphosa, el presidente de Sudáfrica que también preside la Unión Africana, pidió una vacuna popular que actuaría como un bien público mundial. Los firmantes de la carta, incluidos Macky Sall, presidente de Senegal, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, presidente de Ghana, e Imran Khan, primer ministro de Pakistán, expresaron su temor a que los países en desarrollo no tengan acceso rápido o asequible al producto. No podemos permitirnos que los monopolios, la competencia cruda y el nacionalismo miope se interpongan en el camino, dice la carta, convocada por UNAids y Oxfam, que fue firmada por docenas de personajes, incluidos Fernando Henrique Cardoso, de Brasil; Gordon Brown, del Reino Unido, y Helen Clark, de Nueva Zelanda, así como el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

Ombudsman social

Asunto: los autoempleados

Hay un sector de la sociedad que somos profesionistas, pagados por honorarios, sin prestaciones sociales, ni seguridad social y que además muchos enfrentamos el desempleo. Pero por preparación profesional no entramos a ningún programa de apoyo, tampoco estamos considerados en la ayuda por desempleo, pues no cotizamos en el seguro social, es como si viviéramos en el limbo. Tampoco somos empresarios, por lo que no contamos con créditos blandos. Mi pregunta es: ¿en algún momento la 4T considerará alguna opción para nosotros?

Lucía de Luna /CDMX

R: constituyen un capital humano invaluable. Hasta ahora no se ha diseñado ningún programa específico.

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Deja una respuesta