El oscuro negocio de las calificadoras // Arabia Saudita recorta producción; México tenía razón // La (falta de) ética en algunas empresas

El pasado mes el cártel de las calificadoras de crédito –S&P, Moody’s y Fitch– bajó de grado –en diferentes medidas– a México, Pemex y a la CFE. Un suspirante a la presidencia de la República de la ultraderecha opinó que nuestro país estaba cerca del abismo. En realidad, abismales son los hoyos que tiene en la cabeza el susodicho. De acuerdo con la prestigiada revista británica The Economist, en días recientes el cártel ha degradado o puesto en perspectiva negativa una quinta parte de los emisores corporativos y soberanos, como resultado de la crisis desatada por el coronavirus y el desplome del precio del petróleo que hizo caer a más de tres quintas partes de las industrias más afectadas, como la de los automóviles y del entretenimiento. Sin embargo, el mundo no ha resbalado al precipicio, nuestro país tampoco, aunque enfrentan circunstancias extremadamente difíciles. Es decir, existe vida después de una mala calificación. Hay que tener en cuenta que las empresas del cártel son privadas. Cobran a los clientes por sus servicios, lo cual se presta a malas interpretaciones. Son un gran negocio: el valor de mercado de S&P y Moody’s es de 117 mil millones de dólares, operan con márgenes de ganancias de 50 por ciento. Un feliz accionista es el afamado inversionista Warren Buffett, cuya firma Berkshire Hathaway posee 13 por ciento de Moody’s. Tanto ésta como S&P registraron ingresos récord en el primer trimestre de este año por mil 300 y mil 800 millones de dólares. Tienen un pasado oscuro de errores y truculencias. En tiempos de abundancia financiera, muchas veces las calificaciones crediticias financieras pasan en gran medida desapercibidas, dice The Economist. En las recesiones, sin embargo, atraen más atención. El desplome de la empresas tecnológicas (puntocom) de 2000-01 mostró que las buenas calificaciones que asignaron a corporaciones como Enron, que luego se fue a pique, resultaron un absurdo. Peor papel hicieron en la crisis financiera de 2007-09, cuando el cártel dio calificaciones increíblemente altas a las hipotecas basura, lo cual desembocaría en una devastación financiera mundial de la que México no escapó. Un informe oficial sobre la crisis califica a las agencias como engranajes esenciales en la rueda de la destrucción financiera, de acuerdo con la nota informativa de The Economist publicada en su edición del pasado 9 de mayo.

Cuando México dijo que no

Tampoco se acabó el mundo por la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de no recortar la producción nacional de petróleo en más de 100 mil barriles diarios, decisión que fue defendida por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, durante la reunión conjunta de la OPEP y el G-20. Arabia Saudita y otros países exigían una disminución de 400 mil barriles al día. La negativa mexicana se basó en que los grandes productores deberían hacer un mayor recorte, México no podía efectuarlo, se encuentra en medio de un proceso de estabilización. En esa coyuntura ocurrió la llamada telefónica que concertó el canciller Marcelo Ebrard entre AMLO y Donald Trump. La noticia es que Arabia Saudita acaba de anunciar que hará un recorte adicional de un millón de barriles, además del que se había comprometido como parte del acuerdo de 9.7 millones. La caída de precios que promovió ha sido un búmeran: también está afectando sus finanzas. Pronto veremos subir el petróleo… también la gasolina.

Publicidad

Ombudsman Social

Asunto: no respetan el código

Pertenezco a un sector vulnerable ante el Covid-19 y por el confinamiento he realizado mis compras por teléfono. El pasado 10 de mayo realicé un pedido a través de Walmart por mil 400 pesos y sólo recibí mercancías por el equivalente a 400, aproximadamente. Me informaron que me rembolsarían la diferencia, pero esto no ha sucedido. Intenté con otra cadena: Justo; sin embargo, no hubo diferencia, ya que otra vez compré mil 700 pesos y recibí el equivalente a mil 500. A la fecha ninguna me ha efectuado mi rembolso y en estos tiempos ese dinero me hace falta.

Silvia Vázquez /CDMX

R: Se olvidaron pronto del código de ética que anunció el Consejo Coordinador Empresarial.

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Deja una respuesta